El estilete: Instrumento de escritura en la antigüedad

El estilete: Instrumento de escritura en la antigüedad

A la palabra estilete, podemos asignarle múltiples significados. Proviene del latín “stilus”, siendo su plural “stili”. Pero en la antigüedad, el estilete fue un instrumento para la escritura. Así que lo definiremos como una herramienta pequeña con la que se marca o modela algunas superficies blandas, como la cera, la cerámica o la arcilla.

Otra de sus acepciones, es la denominación que se le da a las pequeñas navajas o dagas, que presentan una forma alargada y bastante estrecha. Actualmente, es muy común llamar estilete al dispositivo de entrada del ordenador que tiene funciones similares a la de un ratón. Es decir, también se le denomina estilete al lápiz de las pantallas táctiles.  

Pero, veamos ahora parte de la historia del estilete, como instrumento de escritura en la antigüedad. ¡Acompáñanos!

«En la actualidad, el estilete se refiere a la herramienta de entrada de dispositivos tecnológicos como el teléfono móvil o las Tablet PC que poseen un pantalla táctil. Y normalmente se les denomina lápiz táctil o de estilo. Es una herramienta utilizada para mejorar la precisión al utilizar los equipos tecnológicos.»

El Origen del Estilete

En los tiempos en los que se creó la escritura, ésta se realizaba mediante el tallado en la roca, utilizando como instrumento el cincel. Pero, realmente, era un proceso tan laborioso y lento, que se utilizaba solamente para preservar algún mensaje importante o hechos de gran relevancia, que debían perdurar en el tiempo. Así que la escritura realizada por este método, no se utilizaba de manera cotidiana, surgiendo el estilete como herramienta para escribir.

El Estilete es básicamente un palo alargado y muy estrecho, semejante al bolígrafo actual, pero no utiliza ninguna clase de pigmento. En la antigüedad, algunos estiletes se curveaban un poco para facilitar su sujeción al momento de escribir. Aunque es materia de controversia entre historiadores, podemos considerar al estilete como la primera herramienta que se utilizó para plasmar el verdadero lenguaje escrito. Por supuesto, antes de él, existían varios instrumentos, pero para el dibujo.

La primera vez que fue utilizado el estilete o estilo, fue en la antigua Mesopotamia para el registro de la escritura cuneiforme. El Estilo era un palo de caña muy estrecho y con una sección triangular. Con él plasmaban sus caracteres tan particulares, conformados por marcas con forma de cuña, sobre tablillas de arcilla. Así, que cuando escribían, lo que hacían era marcar la arcilla con una de las puntas de la caña, para luego dejarla secar.

Evolución a través del tiempo

Ya haya sido para plasmar los jeroglíficos o la escritura lineal A, los minoicos de Creta y también los egipcios, llegaron a elaborar estiletes de múltiple materia vegetal. Los fabricaban con cañas que se originaban en las orillas del río Tigris, el Éufrates o en el pantano. Hacia el sur de Egipto, esta cultura elaboró el estilete utilizando cañas cortadas a las cuales les afilaban las puntas. Pero existen evidencia que hace presumir que cuando los escribas poseían un alto nivel económico y social, utilizaban estiletes muy elaborados, de metal fundido o hueso tallado.

Se sabe que hasta mediados del segundo milenio acaecido a.C., en Creta, las escrituras lineales eran realizadas en tablas de arcillas. Pero con la diferencia que la arcilla se dejaba secar bajo el Sol, para que luego la escritura pudiera ser talladas por medio del estilete. Y se considera una de las razones de que esta escritura tuviera una forma lineal. Es que se tornaba más fácil que grabar trazos curvos.

Ya en Roma de la Antigüedad, las tablillas de reemplazaron por las de cera. Se  denominaban “tabulae” y era cera enmarcada en madera. Muchas tablillas romanas de la época, aún se conservan dentro de yacimientos sumergidos en agua. Como ejemplo tenemos el fuerte Vindolanda en el Muro de Adriano.

estilete

Estos Estilos poseían una punta aguda con el que se escribían los trazos finos, mientras la otra punta era aplanada y ancha y servía para borrar la escritura, presionando sobre ella. Estas tablillas de cera, pueden considerarse el primer cuaderno en la historia. Inclusive, era muy común que se uniesen dos tablillas por medio de una cuerda, quedando la cera en oculta. Muy semejante a los cuadernos con espirales.

De aquí proviene el termino tabla rasa, del latín “tabula rasa”. Es un termino que representa el retomar algo, pero sin tomar en cuenta lo anterior que existe. Haciendo referencia al borrado de la escritura en la tabla de cera, para iniciar una nueva.

Los estiletes llegaron a utilizarse en Europa Occidental, hasta llegada la Baja Edad Media. Y en el área del aprendizaje, el estilo fue reemplazándose por el uso de la pizarra con la tiza. Llegado el siglo XIV, se impulsaron las fábricas del papel, produciendo grandes cantidades y un bajo costes. Así que tanto el estilete como las tablillas de cera fueron desapareciendo de la cotidianidad de la población. Aunque, debido al forma de bajo coste y la capacidad de reutilización, se llegaron a utilizar hasta aproximadamente el siglo XIX, pero solo como notas del registro de cuentas.

En la actualidad, el estilete se refiere a la herramienta de entrada de dispositivos tecnológicos como el teléfono móvil o las Tablet PC que poseen un pantalla táctil. Y normalmente se les denomina lápiz táctil o de estilo. Es una herramienta utilizada para mejorar la precisión al utilizar los equipos tecnológicos. También evitan que manchemos las pantallas con la grasa natural que mantienen los dedos. Otro uso actual del estilete, es el de dibujar en tabletas gráfica.

La Etimología

Estilete es una palabra que tiene su origen el latín “stilus”, siendo su plural “stili. Es un vocablo para referirnos al instrumento agudo utilizado en la escritura durante la época romana. Es probable que este latín provenga del griego στυ̑λος ó stylos, que se refiere a una columna o pilar.

La supervivencia del Estilete

Hoy en día el estilete sigue utilizándose en algunos artes u oficios. Por ejemplo, se usan al frotar letras al transferirlas en seco. También para trazar algún diseño sobre la superficie por medio del papel carbón. Son muy utilizados al grabar en la arcilla o metal

El estilo es usado también en la cerámica mexicana producto de su floklor, pues con esta herramienta se crean los puntos característicos del arte oaxaqueño.

Yolena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *