Las Ceras: Instrumentos para los pequeños de la casa

Las Ceras: Instrumentos para los pequeños de la casa

Existen instrumentos de dibujo para que los pequeños de la casa practiquen y desarrollen sus capacidades dentro del mundo del arte. Y allí encontramos las ceras, unos instrumentos para el dibujo de los niños muy pequeños, los bebés. Son realmente especial, pues, están diseñados con formas y materiales para que sean completamente inofensivos.

«… las ceras, tienen menos probabilidad de ocasionar algún desastre. Con ellas, no tendremos problemas de derrame de pintura o que nuestros pequeños hagan dibujos sobre su piel, tal como ocurre muchas veces al usar rotuladores. «

Ventajas de las ceras para los bebés

Son diversas las ventajas de las ceras como instrumento artístico. Aunque, al hablar del dibujo, muchos piensen enseguida en el lápiz tradicional de color, este no es recomendado para los niños en sus primeros años de vida. Pues, son lápices que requieren una cierta habilidad en los movimientos superiores, además, necesitan mantenerse afilados. Y lo menos que deseamos es darles un instrumento puntiagudo a nuestros pequeños niños.

Otra de las grandes ventajas, y que constituye una de los factores decisivos para ser usadas por los niños, es que no contienen ningún componente tóxico. Y esto, no pueden ofrecer los lápices de colores, pues su cobertura de madera suele pintarse y hasta decorarse con ciertos lacados.

También tenemos que, las ceras, tienen menos probabilidad de ocasionar algún desastre. Con ellas, no tendremos problemas de derrame de pintura o que nuestros pequeños hagan dibujos sobre su piel, tal como ocurre muchas veces al usar rotuladores. Claro, con las ceras se pueden manchar las paredes, pero es difícil que dejen marcas sobre tapicerías o alfombras.

Aunado a todas estas ventajas, las ceras viene diseñadas en tamaños y formas especiales para que el bebé se concentre en cada movimiento que realiza su mano. Siendo un ejercicio que mejora el control de sus músculos.

Nota Importante

Las ceras, sin duda alguna, representan el instrumento de dibujo de mayor seguridad para los bebés. Pero, no se recomienda dejar al niño con sus ceras sin ningún tipo de supervisión. Siempre se debe revisar la edad que recomienda la marca y el modelo de la cera. Y bajo ninguna circunstancia darle una cera a un bebé con edad inferior a 1 año.

Consideraciones al comprar las ceras para los bebés

Cuando vayamos a comprar las ceras para los más pequeños de la casa, primeramente, debemos verificar cada una de las recomendaciones emanados de la marca fabricante. Haciendo hincapié en la edad mínima que esta aconseja. De esta forma nos aseguramos que, efectivamente, son ceras destinadas para el niño que va a utilizarlas.

Las ceras para uso escolar son, por regla general, no tóxicas. Sin embargo, siempre se aconseja verificar los materiales o ingredientes que poseen. Las ceras más seguras son las que están fabricadas ingredientes comestibles, ya que es más que normal que la mayoría de niños se lleven a la boca cualquier cosa que tengan al alcance. Si el niño es alérgico, se debe verificar más aún cada uno de los ingredientes.

Otro de los factores a tener en cuenta es la resistencia que poseen las ceras a la rotura o al descascarillamiento. Pues, esas astillas o trozos pequeños pueden ocasionar alguna herida o grave accidente. Por eso, en las ceras es fundamental la seguridad.

Las ceras con un diseño para ser sujetadas como lápices, son las que ayudan mayormente a la coordinación en los movimientos. Claro, las ceras que tiene un diseño pensado solo para ser agarradas son de uso más fácil para los niños.

También hay que considerar, que las ceras con mayor rigidez requieren una presión mayor al dibujar. Pero, las que son blandas son más propensas a romperse.

Finalmente, debemos tener presenta la variedad en colores y tonos, así como en su caja y forma de almacenamiento.

Yolena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *