¿Qué es un Mandala? Y su relación con la Grafología

¿Qué es un Mandala? Y su relación con la Grafología

En este nuevo encuentro, te contaremos sobre los Mandalas y su relación con la grafología. Explicaremos el significado de los Mandalas, su origen y su conexión con la mente, tanto con el consciente como con el inconsciente. Además, veremos la importancia de su uso en la educación, en el mejoramiento de la atención y la relajación del estudiante.

Los Mandalas

La palabra Mandala proviene del sánscrito y significaría: rueda sagrada, círculo sagrado o anillo mágico. Es un conjunto de diversos diseños geométricos totalmente concéntricos, que representan el universo. Y desde los tiempos ancestrales, se ha usado en culturas orientales para la meditación o lograr el equilibrio del ser humano. Su existencia en culturas antiguas se ha evidenciado en diversos grabados encontrados en las pirámides egipcias, en algunos papiros y en la cultura China. Aunque, se originó primeramente en la india, tuvo una gran difusión hacia culturas cercanas.

Los Mandalas favorecen la creación de armonía, ya que concentran la energía y controlan la ansiedad que se experimenta durante las crisis. Y representan la interconexión que existe entre la realidad del exterior con nuestro mundo interno. Por lo que influyen grandemente en el individuo de una manera inconsciente.

Grafología y Grafoterapia

Por otro lado, tenemos que la Grafología es la técnica que analiza cada movimiento gráfico en la escritura, pudiendo deducir el carácter y la personalidad de cada individuo. Mientras que la Grafoterapia, también denominada re-educación gráfica, constituye una de las ramas de la Grafología.

La Grafoterapia tiene el objetivo de producir un cambio consciente en el gesto o movimiento gráfico, para obtener cambios específicos en nuestra personalidad, mejorando múltiples dificultades. La Grafoterapia viene siendo un instrumento que complementas otras importantes disciplinas, como, por ejemplo, la psicología. Y tiene como fundamento principal ejecutar algunos movimientos universales mediante la reiterada realización de ejercicios gráficos muy precisos.

La introducción de los Mandalas en la psicología moderna

Fue Carl G. Jung quien llevó los Mandalas al mundo Occdental, y más específicamente a la psicología moderna mediante el estudio de su propia mente. Jung decidió llevar un diario o minuta personal para plasmar sus sueños y dibujos apenas despertaba por las mañanas. Con este método descubrió que las expresiones iban cambiando según su estado de ánimo.

Algunos Mandalas muestran cuatro direcciones, y Jung le asigna a cada una cierta función psíquica: sentir, pensar, percibir e intuir. Él consideró que el comportamiento que presenta cada individuo se encontraba estructurado básicamente por dos especies de consciencia: la consciencia colectiva y la individual o propia.

La consciencia individual se origina de la propia experiencia de vida de cada ser humano. Mientras que la consciencia colectiva es una masa que el individuo hereda del ambiente en el que se desarrolla. Así tenemos que, el centro que posee el Mandala se encuentra estrechamente asociado a la manifestación de esa consciencia individual y que debe ser perfeccionada. Y todo el contorno del Mandala representa el ambiente o entorno social donde esa consciencia individual se encuentra desarrollándose.

Los Mandalas y el “sí mismo”

Jüng, al utilizar las Mandalas, pudo descubrir todo el contenido de su inconsciente que permanecía en la sombra. Así logró integrar la psique. Para él, cada Mandala representa el conjunto que representa la mente, incluyendo el consciente y el inconsciente.

Según la tradición cultural, lo Mandalas se encuentran estrechamente asociados con el “sí mismo” del individuo, es decir, con el “self”. Y se supone que nuestro objetivo en la vida es llegar, conocer ese “self” para poder transcender. El “self” o nuestro “sí mismo” se desarrolla según la evolución que como ser humano tengamos, gracias a las experiencias por las que pasemos durante nuestro tiempo de vida.  Pues, a medida que pasemos por las diferentes experiencias de vida, nuestro “sí mismo” poseerá menos egocentrismo y se volverá más cercano a las demás personas.

El dibujo y pintura de Mandalas

Entre las diversas técnicas de la Grafoterapia, se encuentra la de dibujo y pintura de los Mandalas. Es que, para la reeducación de la escritura, las actividades centradas en dibujar y pintar a los Mandalas favorecen grandemente a reconectarnos con nuestro interior. Produciendo una perfecta armonía interna, además de hacer florecer nuestra creatividad.

Cada Mandala se interpreta diferente, según la forma y el color que posean, pero, todos son enormes aliados para la meditación y la sanación de nuestro ser. Por ejemplo, las formas circulares o curvas en los Mandalas, sobre todo las que parten del centro y están dirigidas hacia afuera, son formas que ayudan a que nos conectemos con las demás personas.

Algunos beneficios que nos ofrece el dibujo y pintura de Mandalas

Entre los grandes beneficios que no ofrece el pintar Mandalas podemos mencionar los siguientes:

  1. La Concentración se nos desarrolla.
  2. Ayuda a trabajar y estimular la paciencia.
  3. Se estimula la memoria.
  4. Es un calmante para el estrés, produciendo gran bienestar general.
  5. Un importante aliado que ayuda en los ejercicios para la meditación.
  6. Aumenta la creatividad.
  7. Un importante aliado que ayuda en los ejercicios para la meditación.
  8. Todos nuestros sentidos se activan.
  9. Favorece a la mente, alejándola de las preocupaciones que surgen a diario.

El Uso de los Mandalas en la Educación

Las técnicas de la Grafoterapia, también se aplican a la educación. Al trabajar con Mandalas, los estudiantes logran el aumento tanto de su atención como de su relajación.

El Pintar los Mandalas es una reconocida técnica oriental para la relajación. Se pública libros para colorear, semejantes a los de los niños. Allí los Mandalas solo se encuentran dibujados mediante líneas, teniendo lo demás en blanco para que las personas lo pinten. Es una maravillosa técnica de relajación, sin requerir ninguna metodología específica. Simplemente, quien posea el Mandala lo coloreará según su personalidad, su gusto e imaginación. Además, es una técnica que puede ser utilizada a cualquier edad. Y como ven, a parte de relajarnos, también fortalece nuestra creatividad. 

Pero coma parte de la reeducación gráfica, la técnica de pintar Mandalas, puede incluir un coloreado dirigido, donde se le indique a la persona el color con que debe pintar cada parte. Cuando se tratan a niños muy pequeños o estudiantes que presenten necesidades Educativas Especiales NEE, se puede iniciar la reeducación gráfica a partir de Mandalas muy sencillos. Así, se empieza el trabajo a la psicomotricidad fina, a la atención, la creatividad y  la discriminación de los colores, entre otras cosas. Y normalmente, cada actividad se acompaña de un fondo musical muy relajante. Realmente, son actividades de alto beneficio para los estudiantes, sobre todo los que poseen una atención algo dispersa o estén diagnosticados con el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad TDAH

Objetivos generales de la pintura de Madalas

Los Mandalas, sin duda alguna, favorecen al desarrollo del razonamiento, al forjamiento de la inteligencia y a poseer un excelente dominio del cuerpo. Son múltiples los objetivos que se alcanzan con la técnica de colorear los Mandalas, y entre ellas tenemos:

  • En el área cognoscitiva, los Mandalas ayudan a que el niño desarrolle su atención, otorgándole gran flexibilidad, originalidad y fluidez a sus ideas.
  • Dentro del área social y afectiva, esta poderosa técnica ayuda al niño a desarrollar una actitud creativa de cara a cualquier situación que pueda presentársele.  
  • Y en el área psicomotora, ayuda a que el pequeño logre expresarse creativamente utilizando diversas técnicas de artes plásticas.

Los colores en los Mandalas. ¿Qué significado tienen?

Ya hemos visto y analizado la excelente técnica de la reeducación grafica por medio de colorear los Mandalas. Pero… los colores que poseen los Mandalas ¿qué significado tienen? Pues a continuación te dejamos un listado con los principales colores y lo que representa dentro de un Mandala.

  • Blanco: Representa la perfección, la iluminación, un vacío o gran purificación.
  • Negro: es símbolo de la tristeza, el misterio, de algo profundo, gran ignorancia o la muerte.
  • Amarillo: Es sinónimo del Sol, de la luz, de una excelente salud y gran simpatía.
  • Azul: simboliza el equilibrio emocional, la paz y serenidad, la oración.
  • Rojo:  Muestra pasión, sensualidad, una gran energía vital.
  • Verde: es el color de la naturaleza, de la sanación y la esperanza.
  • Naranja: Es un color que emana dinamismo, mucha energía, ambición, valor y hasta ternura.
  • Morado: Es el color de la sabiduría, del idealismo y amor al prójimo, de la contemplación.
  • Rosa: Indica paciencia, mucha dulzura y un gran Altruismo.
  • Gris: representa cierta neutralidad y calma, evoca sabiduría y renovación.
  • Dorado: simboliza la lucidez y enorme sabiduría.
  • Plateado: Nos muestra fluctuación en las emociones y grandes capacidades psíquicas.
  • Violeta: Es el color de la transformación, la transmutación. Indica espiritualidad, magia e inspiración.

Yolena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *