Conoce cada parte de la Pluma estilográfica.

Conoce cada parte de la Pluma estilográfica.

La Pluma estilográfica recibe diversos nombres, por esto es muy común que la conozcamos simplemente como pluma o como estilográfica. Incluso, controversialmente, muchas veces se le denomina pluma fuente.

Al principio, las plumas de tintero presentaban ciertos defectos. Uno de ellos es lo constante que debe sumergirse en la tinta al escribir. Y de esto se deriva la facilidad que tenía este instrumento para manchar la superficie en la que se escribe.

Pues, como una enorme solución a esto, surgió la pluma estilográfica. Una pluma que incorporaba el depósito de tinta líquida y con base de agua. El mecanismo al escribir era el siguiente: La tinta fluía por una especie de acanaladura, dirigiéndose hacia la punta, con la ayuda tanto de la acción capilar como de la fuerza de gravedad.

Pluma estilográfica.

¿Cómo se originó la Pluma estilográfica?

Se tiene registro del 973, como el año en donde por primera vez se mencionó una pluma con su depósito. Fue en este año cuando Ma’ād al-Mu’izz, califa del Magreb de África, solicitó una pluma, pero con las siguientes características: Que al usarse no le ensuciara las manos, que tuviese un diseño sencillo, sin tanto aparataje. Y finalmente, que fuese más segura de los que eran las plumas.

El deseo del califa se volvió realidad y tuvo en sus manos una pluma con la tinta incorporada. Pudiendo sostenerla al revés sin derramar una gota. Pero, de esta pluma no se conoce más nada, ni su diseño, y menos su funcionamiento.

En el siglo XVII

Luego, en el siglo XVII, encontramos la segunda mención de la pluma que incorporaba su depósito de tinta. Cuando, Daniel Schwenter, un inventor de Alemania, creó un nuevo instrumento para escribir mediante la combinación de 2 plumas.

La nueva herramienta consistía en introducir una pluma en la otra, que a su vez contenía la tinta y un corcho la cerraba. De ese depósito, salía la tinta por medio de un diminuto agujero, conduciéndose hacia el plumín.

Otras de las menciones en la historia, de una pluma estilográfica, sucede exactamente en el 1663. Allí, el administrador naval de origen inglés, Samuel Pepys, hizo mención, en alguno de sus escritos, de una pluma metálica con su depósito de tinta. Por su lado, Hester Dorsey Richardson, un historiador proveniente de Maryland, registró en sus escritos las estilográficas del siglo XVII.

Siglo XIX

Ya durante el siglo XIX, las plumas que se utilizaban, tuvieron mejoras en su diseño debido a la fabricación de masa de los plumines baratos en acero. Sin duda, estas plumas también tuvieron una importante incidencia en el nacimiento de las estilográficas.

Entonces… ¿Quién inventó la estilográfica?

El Gobierno de Francia le llegó a otorgar a Petrache Poenaru, un inventor rumano, la patente de una especie de pluma que a su vez utilizaba una pluma más grande tipo cisne, para depositar la tinta. Esto sucedió exactamente el 25 de mayo del 1827.

Luego, en el 1848, en los Estados Unidos, Azel Storrs Lyman tuvo el registro de la patente de un tipo de pluma fuente. Una con un sistema de suministro para la tinta a través de un depósito situado en su mango.

Como vemos, fueron muchas las menciones y patentes en relación a las estilográficas de aquel entonces. Es que, este tipo de pluma necesitó por lo menos de tres modificaciones para por fin popularizarse su uso. Llegando al popular plumín dorado, de punta de iridio, con depósito hecho de caucho duro. La tinta era a flujo libre, pues, para estas primeras plumas no tomaron en consideración la incidencia de la presión atmosférica sobre el funcionamiento de su sistema.

Primera Pluma estilográfica

Fue en el año de 1850, cuando se creó la primera estilográfica con cada uno de sus elementos. Luego en el 1870, Duncan MacKinnon en conjunto con Alonzo T. Cross, crearon una variante del diseño de la pluma  estilográfica. Su pluma usaba un alambre dentro de un tubo para controlar la tinta, como una especie de válvula. De igual forma, todas las plumas inventadas hasta ese momento eran rellenadas mediante cuentagotas.

A inicios del siglo XX, se inventaron las primeras plumas autorellenable. Se conocían las de media luna y las plumas rellenas por torsión. Las de media luna poseían un saco hecho de caucho y , además, un botón exterior en forma de una media luna.

Pero, no fue sino hasta el 1884, cuando fue inventada la pluma fuente, tal y como la conocemos en la actualidad. Fue creada por Lewis Waterman de Estados Unidos. La principal característica de esta pluma era el sistema basado en la acción capilar. De esa forma, Lewis consiguió disminuir las fugas de la tinta, además, logró que la tinta fluyera de manera autónoma, constantes y fluidamente hasta la punta.

Pero las primeras plumas estilográficas tenían el inconveniente de seguir presentando fugas, así que muchos fabricantes decidieron tratar de solventar el problema. Una de las innovaciones consistió en incluir una punta tipo retráctil para cerrar el depósito con la tinta. Otros modelos incorporaban capuchones de forma enrroscada con tapones en la parte interna para sellar la punta.

Pluma estilográfica.

Con el pasar del tiempo, llegaron nuevas innovaciones y mejoras para la pluma estilográfica. Así se comenzó a fabricar las estilográficas con celuloide como sustitución del caucho duro. Otra  de las mejoras consistió en modificar el mecanismo de relleno por un sistema de palancas y pistones. Hasta el punto que se crearon las plumas con tinta sólida.

Hoy en día, que los bolígrafos se han convertido en un instrumento de fácil manejo y una opción bastante económica, la pluma ha pasado a ser un instrumento que simboliza carácter o estatus.

Cada una de las partes de una pluma estilográfica

Las plumas estilográficas están constituidas de una serie de elementos. Siendo sus partes principales las siguientes: el cuerpo o barril, el plumín, el capuchón y el cargador. Pero, pasemos a conocer cada parte que la compone, así entenderemos el sistema que conforma una pluma estilográfica.

Pluma estilográfica.
  • El cuerpo central, que también se le denomina barril, y no es más que el mango que sirve para sujetar la herramienta. Normalmente, la superficie del cuerpo se emplea para decorar con texturas, dibujos o garabatos. El material con que la fabrican puede variar en gran medida, desde la madera, hasta la plata y el bronce. Y solo son algunos de los materiales usados.
  • Se le denomina Plumín a la punta de metal de la pluma estilográfica. Este extremo metálico nos permite escribir, y a la vez canaliza el flujo de tinta por acción capilar. De esta forma, vierte la tinta en la hoja de papel, de manera correcta. Normalmente le plumín se elabora de acero, pero, existen modelos de lujo que poseen su punta de oro.

Sea el material que sea, siempre el metal utilizado en el Plumín tiene que ser inoxidable. Puesto que, las tintas usadas tienen base de agua, pudiendo deteriorar y oxidar la punta.

El Plumín se encuentra conformado por los siguientes elementos:

  1. Iridium o punta. Se denomina iridium debido al material con que se fabricaban inicialmente. Viene siendo la pequeña punta que realiza el contacto con la superficie del papel al escribir.
  2. Hendidura. Es el canal que transporta la tinta hasta la punta.
  3. Respiradero. Es un agujero central, ubicado exactamente antes de la hendidura. A través de él, la pluma intercambia el aire por la tinta. Así se libera cierta presión en el depósito.
  4. Alimentador. Se encuentra en la zona posterior de la punta metálica. Posee una superficie ondulada con la intención que canalice la tinta para evitar posibles derrames.
  5. Capuchón. La principal función de este elemento es proteger a la punta o plumín. También evita que se seque la tinta del cartucho, impidiendo la llegada de aire a él.

Yolena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *