El Bolígrafo de gel: Una historia que nace en 1984

El Bolígrafo de gel: Una historia que nace en 1984

El Bolígrafo de gel posee un diseño semejante al que posee un bolígrafo con tinta tradicional. Su diferencia radica principalmente en que su depósito contiene una tinta con características especiales. Pues, en ésta, el pigmento se encuentra suspendido en una especie de gel con base de agua.

El bolígrafo de gel ejecuta un trazo que logra contrastar sobre superficies lisas y oscuras, más de lo que pudieran hacerlo las clásicas tintas que poseen la mayoría de bolígrafos. Estas características especiales lo convierten en el ideal para, además de escribir, utilizarlo en el arte de la ilustración.

Este bolígrafo posee, igual que otros, un depósito de tinta ubicado en su cuerpo. Pero su punta tiene un sistema que la cierra, por lo que suelen incluir un capuchón, o cierto pulsador para su cierre. Su cuerpo puede elaborarse en diversos diseños y tamaños. Incluso, algunos de ellos presentan empuñadura de plástico o goma. Mientras que su punta puede presentar dimensiones entre los 0,18 y los 1,5 milímetros.

«El Bolígrafo de gel, es uno de los bolígrafos preferidos, tanto por los artistas gráficos como por los Arquitectos. Es que, con él pueden controlar mejor el trazo, además, tienen a su disposición una mayor gama de colores intensos.»

¿Cómo se originó el Bolígrafo de gel?

Fue en Japón, exactamente en el año 1984, que la empresa “Sakura Color Products Corporation” fabricó y comercializó por primera vez los bolígrafos de gel. Y este primer modelo de gel, se denominó “Ballsign”. Tiempo después, la empresa Crayola, inició también las ventas de bolígrafos de gel, pero dirigido al público infantil. Eran bolígrafos de mayores dimensiones y poseían tintas de colores fluorescentes. Incluso, muchos mostraban destellos metálicos

Usos diversos

El Bolígrafo de gel, es uno de los bolígrafos preferidos, tanto por los artistas gráficos como por los Arquitectos. Es que, con él pueden controlar mejor el trazo, además, tienen a su disposición una mayor gama de colores intensos.

Con los bolígrafos de gel se puede escribir, pero también dibujar sin ningún tipo de problema. Tiene una punta que no sufre desgaste, como le sucede al rotulador con su punta de fieltro. Al no presentar desgaste sus trazos no variarán con su uso.

Características de la Tinta de gel

La tinta de gel posee características diferentes a los bolígrafos tradicionales. Posee una alta viscosidad, por lo que admite mayor porcentaje de pigmentos disueltos, como los óxidos de hierro y la ftalocianina de cobre.

La composición del Gel, es básicamente agua con algunos biopolímeros, tales como, la goma tragacanto y la goma xantana. También contiene ciertos espesantes de Poliacrilato.

Los pigmentos que posee la tinta de gel, tienen una gran opacidad. Y los bolígrafos que la contienen puedan comercializarse en una amplia variedad de colores, pudiendo ser tonos pasteles, intensos, metálicos, brillantes y hasta opalescentes. Son colores que resaltarán de forma nítida al dibujar o escribir sobre una superficie oscura.

Bolígrafo de Gel

Algunas de las tintas de gel poseen resistencia al agua. Incluso existen tintas de gel antifraude, que no se disuelven ni con sustancias como las acetonas. Características que las vuelve ideales para escribir cheques.

Bolígrafo de Gel Vs Bolígrafo tradicional

Cuando establecemos comparaciones entre el bolígrafo de gel y el bolígrafo tradicional, veremos que el primero posee algunas características superiores, pero en otras, queda en desventaja.

Por ejemplo, la tinta de gel ejecuta un trazo con mayor intensidad, pudiendo marcar en superficies lisas y de baja o nula porosidad. Sin duda, es una ventaja ante la tinta tradicional. Pero, por otro lado, la tinta de gel requiere un tiempo mayor para secarse. Así que, existe mayor posibilidad que ocurran borrones o manchas.

Siguiendo con la comparación, vemos que hay momentos en que la esfera de la punta no se cubre bien, por lo que, al trazar una línea, quedan vacíos. También que la tinta de gel tiene menos duración y se puede filtrar si se llega a evaporar el gel que sirve de sello a la tinta.

Bolígrafo de gel Vs Plumas estilográficas

Ahora comparemos el Bolígrafo de gel con una Pluma estilográfica. Aquí podemos notar, que al trabajar con el primer instrumento de escritura, existe menor posibilidad de manchar el papel con la tinta. Otra ventaja frente a las plumas estilográficas, es que el Bolígrafo de gel realiza un trazo más fino, y tiene la capacidad de escribir en mayores tipos de superficies.

Bolígrafo de Gel Vs Rotulador Permanente

En esta comparación, también conseguimos que los Bolígrafos de gel poseen ciertas ventajas. Por ejemplo, éstos son de menor tamaño que los rotuladores, ayudando a que su manejo pueda ser más fácil. Otra ventaja es que los Bolígrafos de gel no requieren ser agitados para que funcionen, tal como sucede con un rotulador indeleble. Éstos últimos cuentan con una bola metálica o de cristal dentro de su depósito, para ayudar a agitar y mezclar la tinta con el disolvente, logrando un trazo homogéneo.

Otra de las evidentes ventajas, es la ausencia de olores desagradables en el Bolígrafo de gel.

¿Cómo mantener un bolígrafo de Gel?

Realmente, los bolígrafos de Gel no necesitan una atención o mantenimiento especial. Solo requieren que, durante el tiempo que no se utilicen estén tapados. Pues, ellos suelen secarse con mayor rapidez que los de tinta tradicional.

Al guardar un bolígrafo de gel, podemos colocarlo en la posición que deseemos. Esta es una ventaja ante los bolígrafos y rotuladores tradicionales que solo deben almacenarse con la punta hacia abajo.

Los Bolígrafos de gel no pueden ser destapados por el lado del depósito, ya que se crearía un vacío que se le denomina «gota de gel», que impide su correcto funcionamiento.

Bolígrafo de gel

Consejos para reparar nuestro bolígrafo de gel

Como sabemos, es muy común que la tinta gel se llegue a secar. Pero podemos solucionarlo con estos sencillos consejos.

En este caso, una forma de reparar nuestro Bolígrafo de gel es tomando un paño húmedo y de manera cuidadosa limpiamos su punta. Luego debemos trazar constantes círculos en una superficie algo rugosa.

Otra de las maneras de reparar nuestro Bolígrafo de gel, es colocar la punta sobre una olla de la que salga vapor. Para esto, se debe haber despojado la punta de cualquier elemento plástico para evitar deformaciones. El vapor ayudará a disolver la tinta y dilatar la punta. También puedes probar, introduciendo la punta del bolígrafo en el agua caliente.

Yolena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *