La Grafología: Una técnica para conocer la personalidad

La Grafología: Una técnica para conocer la personalidad

Definitivamente, cada día que pasa se emplea más la Grafología para conocer a profundidad la personalidad de las personas. Esta técnica consiste en estudiar la letra manuscrita, y de allí se elabora un informe detallado y exhaustivo en materia psicológica.

La grafología es muy utilizada en diversas áreas, tales como las de evaluación y selección del personal para cubrir algún puesto dentro de empresas y organizaciones. También es muy utilizado en ese ámbito para promocionar o redistribuir al personal dentro de una misma compañía.  Otro de los usos que mayoritariamente se le da a la Grafología, es de auxiliar de la psicología y psiquiatría. Puesto que, cuando se estudia la letra manuscrita se pueden visualizar la modificación o evolución de la configuración de la personalidad, solo con observar y detallar cada cambio en la escritura de pacientes bajo terapias.

El análisis de la letra manuscrita se utiliza también para el autonocimiento de nuestras capacidades como individuo.  Incluso en la educación, la grafología se implementa por medio de la reeducación de las formas gráficas o Grafoterapia. Sirviendo también para detectar precozmente cualquier problema de escritura o disgrafías. Entre otros ámbitos, también podemos mencionar el uso de la Grafología en la criminalística o para analizar la orientación vocacional.

«Cada uno de los aspectos del ambiente gráfico de nuestra escritura deja en evidencia nuestra personalidad. A este análisis se le suma la forma, dimensiones y hasta inclinación de nuestras letras, la velocidad al escribir, y la presión que ejercemos sobre el papel mediante la escritura…»

La escritura es tu huella digital

La letra manuscrita es el fiel indicador de nuestra conducta, dejando en evidencia nuestra más profunda personalidad. Debido a esto, el estudio de la escritura se utiliza en gran porcentaje para el proceso de entrevistas, selección o reclutamiento, para promocionar al personal o para formar los equipos dentro de las empresas.

Cada escritura posee un estilo único, es individual y personal, sin importar cómo se inició en la escritura. Por esto se dice que, la escritura es como nuestra huella digital… única.  De aquí, que el análisis de la letra manuscrita, arroja como resultados las capacidades, aptitudes y características diversas de cada personalidad, así como, cualquier trastorno psíquico o físico que se posea.

La forma de nuestras letras, incluyendo el modo y ritmo al escribirlas en la página, dan señales de nuestros impulsos personales. ¿Por qué? Pues, porque es el cerebro el que emite y envía las señales a través de los músculos hasta la mano para que ejecuta la escritura. Por esto, un especialista en Grafología se encuentra en la capacidad de identificar cada una de las características de relevancia y su interacción, cuando estudia y analiza la letra manuscrita.

Se debe tener presente que, para llevar un completo estudio de la personalidad, debe realizar en conjunto el análisis de cada uno de los aspectos gráficos con la firma del individuo. Si se ejecuta un análisis asilado, la interpretación no resultará fidedigna.

Los rasgos que se estudian en la Letra manuscrita

Cada uno de los aspectos del ambiente gráfico de nuestra escritura deja en evidencia nuestra personalidad. A este análisis se le suma la forma, dimensiones y hasta inclinación de nuestras letras, la velocidad al escribir, y la presión que ejercemos sobre el papel mediante la escritura, entre muchos otros elementos.  Pero… veamos a continuación los principales aspectos gráficos que muestran la personalidad de a través de la escritura.

Ambiente Gráfico

Cuando la página se encuentra en blanco, representa el ambiente donde nos vamos a desenvolver y a plasmar nuestra más profunda personalidad. Pues, el orden o ambiente gráfico es lo que proyecta nuestro escrito de manera general, o la impresión que nos genera.

Este aspecto se encuentra relacionado con lo claro de nuestro pensamiento, cómo organizamos el tiempo, incluso nos habla de la capacidad que tengamos para adaptarnos a las pautas sociales e integrarnos a la sociedad.

En el ambiente gráfico, también se toman en cuenta la distancia que dejemos entra cada letra, la distancia o disposición de los renglones. Hasta el espacio en blanco que podemos dejar, o cada aglomeración de las letras, forma parte del ambiente gráfico.

La Disposición del texto

En este aspecto se estudia el espacio de los márgenes que solemos dejar al escribir algún texto. Son cuatro los márgenes que se aprecian en el texto, y cada uno de ellos simboliza un aspecto de nuestra personalidad. De manera general, representa el vínculo que posee la persona con su entorno familiar, con el medio que la rodea. Puede hasta indicar el respecto de la persona que escribe una carta hacia el receptor de la misma.

La Forma de la letra

La forma de las letras de un escrito, puede reflejar la manera en que el individuo se conduce, con energía y flexibilidad, con expansión o mucha reserva. La forma tiene que ver con la estructura de cada letra de un texto, si son letras angulosas o tienden a ser más redondeadas. De una forma u otra, la forma de la letra revela el estilo de vida, el nivel de cultura que tiene la persona, incluso el nivel mental y hasta emocional que posee.

El Tamaño

La dimensión que poseen las letras nos indica el autoconcepto y la autoestima que posee el individuo como persona. Representa la valoración y la confianza en sí mismo. Si la letra es muy grande, puede ser que existan algunas patologías.

La Inclinación de las letras

Este aspecto se refiere a la inclinación que poseen las letras respecto al eje vertical. Y representa la sana necesidad que posee una persona de vincularse afectivamente o hasta depender de otras. Nos indica si tiene la capacidad de acercarse a las personas o es retraído, si refleja afecto o frialdad, muestra extraversión o es muy tímido.

La Dirección de los renglones

Los renglones o líneas de un texto manuscrito pueden poseer diversas direcciones. Cada renglón escrito puede conservar su horizontalidad, pero también mostrar una dirección ascendente o descendente. Incluso, puede hasta serpentear, mostrando constantes ascensos y descensos.

La dirección que muestran los renglones refleja la voluntad, el humor, el optimismo o pesimismo, la madurez y la fatiga del individuo En fin, indica el equilibrio emocional de la persona.

Puede darse el caso, en presencia de fatiga en el individuo, que  la línea escrita posea una dirección descendiente, y no represente depresión en su personalidad.

Yolena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *