La Escritura y su relevancia en la Historia

La Escritura y su relevancia en la Historia

Al inicio de nuestra humanidad, la información fue transmitiéndose de forma oral de una generación a otra. Pero, en algún momento esta información fue tan grande que forzó el inicio de la escritura, y así resguardar los conocimientos.

De esta primera escritura se tienen importantes pruebas que datan del período neolítico, en el milenio seis a.C. Los textos de la antigüedad eran tallados sobre la piedra o madera, con la ayuda de herramientas o instrumentos de metal o piedra.

Luego, se comenzó a utilizar los estiletes como instrumento para poder escribir sobre las tablillas de cera. Aunque, también se usaron pinceles, plumas y tizas. Es que, con el tiempo, los instrumentos para la escritura fueron cambiando, así también, el material que le servía de soporte.

Actualmente, la mayoría de los textos escritos se realizan de manera digital, Sin embargo, existen tres instrumentos de escritura que continúan utilizándose diariamente, siendo hasta imprescindibles. Estos son: el Lápiz, la Pluma estilográfica y el Bolígrafo.

Los tres principales instrumentos de la escritura en la actualidad

La historia del lápiz inicia durante el siglo XVI, al descubrirse en Inglaterra la primera mina de grafito. La Pluma estilográfica llega en el siglo XIX, aunque la tinta se utilizaba desde los tiempos antiguos para escribir en el papiro. Y luego, se utilizaría en diversos instrumentos que poco a poco fueron evolucionando.

En tiempos más cercanos, al papel volverse un soporte asequible y bastante común, surgió un problema que debía resolverse. Pues, con la tinta de las estilográficas los documentos, normalmente se manchaban. Buscando resolver este inconveniente, surgió el Bolígrafo. Y así, una simple y diminuta bolita significó un vuelco total en la escritura.

El papel

Haciendo un breve resumen del origen del papel, vemos que, dejando a un lado la piedra, el papel con sus diversas variantes en el antepasado, ha sido el soporte más importante para la escritura. Durante muchos, muchos siglos, el papel ha servido de transmisor y guardián de un gran porcentaje del conocimiento de la humanidad.

La Palabra escrita

Se cuenta con referencias que indican que, la humanidad desarrolló el lenguaje aproximadamente en el año 35000 a. C. Y uno de los grandes fundamentos de esta apreciada hipótesis se basa en el resultado del análisis de las pinturas rupestres en el período del hombre Cromagnon, entre el año 50000 y 30000 a.C. Puesto que, al someterlas a estudio muestran, al parecer, algunos conceptos de su vida diaria. Estas imágenes, indican una especie de lenguaje, porque no representan simple dibujos de animales o personas. Al contrario, relatan una determinada historia, por ejemplo, los hechos acaecidos durante la caza.

Pudiendo definir así, a la escritura, como la representación física de la lengua que hablamos. Pero, este lenguaje escrito tuvo sus inicios en Sumeria, entre el 3500 y el 3000 a.C., en la parte Sur de Mesopotamia. Originalmente, se le da el nombre de escritura cuneiforme, y se plasmaba por medio de marcas en la arcilla húmeda con la ayuda de la caña.

Alrededor del año 3150 a.C., antes de la Etapa Arcaica, los egipcios utilizaban un sistema para escribir. Pudiendo haberse desarrollado con base en el mismo sistema mesopotámico, e cuneiforme, derivándose así los famosos jeroglíficos. Aunque, es un tema controversial.

También está la escritura fenicia creada en la propia Fenicia,y que fue utilizada por los griegos, y luego por los romanos. El origen de esta escritura se da en Sumeria, debido a sus grandes avances en la escritura de la palabra.

De una forma totalmente independiente, se logró desarrollar la escritura en la zona de Mesoamérica, en el año 250 a.C. de la mano de los mayas. Por otro lado, tenemos que, en China, la escritura pudo desarrollarse partiendo de los ritos adivinatorios, en el año 1200 a.C., utilizando para ello huesos oraculares. Al parecer, en China, también se originó de manera independiente, pues, no existe evidencia alguna de intercambios culturales entre Mesopotamia y China.

En China, al inicio, la práctica adivinatoria se llevaba a acabo grabando muescas sobre conchas o huesos, para luego calentarlas hasta su agrietamiento. El adivino o persona conocedora del arte adivinatorio, interpretaba las grietas. A medida que el tiempo pasó, y necesitándose las consultas con mayor complejidad, los grabados fueron evolucionando hasta originarse la escritura china.

Yolena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *